18 ene. 2007

Guia de Intervencion (VIII) EL CICLO Y LAS DIMENSIONES DEL COMPORTAMIENTO

Lo que perciben y como lo perciben influye en como piensan. Como piensan influye en como se sientes. Sus emociones influyen en sus actos. Sus actos influyen en como se perciben y piensan de si mismos.



Cuando un niño/a o adolescente percibe como le escucha con atención el animador/integrador/educador y piensa "soy importante para el", experimenta emociones gratas y es muy probable que recurra de nuevo a quien le escuchó con atención.

Lo mismo nos ocurre con adultos, claró está. Si un animador / integrador / educador piensa que nos es capaz de afrontar una situación critica y que esta va a desbordar sus habilidades, es probable que se ponga nervioso y actúe de modo descontrolado.

Este ciclo psicológico que relaciona estrechamente entre sí las cuatro dimensiones del comportamiento crea las condiciones para que los niños/as y jóvenes adquieran un recurso personal decisivo para alcanzar la autonomía y la independecian de la tutela de la relación de ayuda.

Es el mismo ciclo que se poen en marcha cuando los animadores / integradores / educadores tratan de conseguir autocontrol emocional.




Y estos ciclos son carnales, están soportados por los sistemas biológicos que componen sus cuerpos y están influidos por ellos.






En función de las características sexuales, de la edad de la talla, del estado de nutrición, de su estado de salud y enfermedad, de posibles problemas congénitos, deficiencias y minusvalias sensoperceptivas o motoras, cansancio, uso de sustancias tóxicas....






Cada ciclos de estos está entrelazado con otros y todos ellos van definiendo la historia de desarrollo y aprendizaje.






Pero a la vez que construyen historia, la propia historia personal les va determinando. Su historia personal afecta a su forma de percibir su autoimagen, a lo que piensan de si mismos, cómo se evalúan, qué creen respecto a sus posibilidades, respecto a las oportunidades y recursos que hay disponibles para ellos. Influyen en como ssienten, en su capacidad para sentir amor, ternura, empatía, odio, agresión, pena, culpa. Influyen en lo que hacen.



Cada dimensión, cada ciclo, cada secuencia, y cada historia tienen una característica fundamental: son ecológicos. Las AP-P-S-A pueden existir porque existen escenarios, contextos, situaciones.





No se asientan sobre el vacío, sino que se nutren de las oportunidades y recursos del entorno, se enfrentan, con mayor o menor fortuna, a las resistencias, obstaculos, riesgos y adversidades del mimos y se adaptan con más o menos rigor a las normas que los definen y regulan.




Por ello, las dimensiones del comportamiento y de la personalidad van haciendo su aparición no como una emanación de sus interiores, sino como el fruto maduro e inevitable de las interacciones que los niños/as y jóvenes tienen con esos escenarios.




Sin escenarios no existe la singular representación de cada historia personal de desarrollo y aprendizaje.




Desde el momento en que tú, en tus funciones educativas y de ayuda estableces una relación con los niños/as y jóvenes, empiezas a formar parte de su historia y de su ecología y a ocupar, juntamente con ellos, escenarios comunes. La comunicación interpersonal es, pues, un asunto ecológico.




En estas transacciones con los distintos escenarios y situaciones, estas les afectan y les condicionan. Es esos escenarios existen acontecimientos, normas, palabras, instrucciones, señales, encuentros, ejemplos, fuertes de estrés, etiquetas, personas, comportamientos, estímulos que pueden poner en marcha el ciclo de una secuencia de comportamiento o más bien de una cadena de secuencias.



Lo que nosotros/as como animadores socioculturales, integradores sociales, educadores sociales les decimos, como les damos la información utili, como les alimentamos y les persuadimos, como les expresamos nuestros porpios sentimientos, comó les criticamos, como les ayudamos a pensar, como les hacemos reir, las normos que sugerimos y acordamos, el modelo de comportamiento que les mostramos son algunos de los acontecimientos que afectan a su vida y a su comportamiento.



A lo largo de la historia de los/as niños/as y jóvenes, muchos de estos acontecimientos se acaban convirtiendo en señales que ejercen de un poderoso control sobre su comprotamiento y despiertan una atención y una percepción muy selectiva, adquieren una gran significación en la regulación de su vida. Muchos otros carecen de interés y significiación y les pueden pasar desapercibidos.



El lenguaje, las palabras son acontecimientos que ejercen influencia y control sobre el comportamiento.



Las palabras, en toda su riqueza y variedd, ocupan un amplio espacio en el escenario de la comunicación interpersonal. Y en el sirven para nombrar las cosas, las experiencias, las acciones, los pensamientos, las emociones, para evalurarlos como bellos, valiosos, interesantes, o todo lo contrario, para suscitarlos, para alentar la atención o para inhibirla.



Los animadores / integradores / educadores competentes en el uso de la metodologia y habilidades para la comunicación interpersonal cuidan lo que dicen y cómo lo dicen porque conocen el impacto que las palabras pueden tener en las percepciones, pensamientos emociones y acciones de los/as niños/as y jovenes con los que se relacionean.



Conocen especialmente los efectos negativos de las etiquetas y por eso tratan de evitarlas.



El modelo de comportamiento que manifiestan los padres, los maestros los compañeros y los integradores / animadores / educadres es otro acontecimiento que inlfuye también en el aprendizaje de la población ifanto-juvenil.



Una de las claves de la efectividad de la tarea educativa y de la función de ayuda es descubrir cuales son los acontecimientos y señales que más valor tienen en la movilización del comportamiento y dotar de valor movilizador a señales y acontecimientos que en principioles resultan indiferentes.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...