10 jul. 2007

Ciberactivismo, protestas sin afectar a terceros

Ciberactivismo, protestas sin afectar a terceros


Un reducido grupo de personas se dispone a protestar contra la política de transporte frente al palacio de gobierno. Como en cualquier manifestación, hay pancartas y consignas e incluso algunos roces entre los propios manifestantes por diferencias sobre cómo llevar a cabo la protesta y ser tomados en serio, a raíz de que algunos de ellos se desnudaron y otros incendiaron un camión.

Esta escena es muy común en varias ciudades mexicanas y del mundo. Pero en esta ocasión, la manifestación no provoca tráfico ni molestias a terceros. Se trata de una protesta en Second Life, un mundo virtual en Internet donde los usuarios de la red crean un personaje a través del cual viven, precisamente, una segunda vida.

Paralelo a la popularización del uso del Internet, comienzan a desarrollarse formas de protesta virtual o de ciberactivismo, sobre todo en países más desarrollados. Pero en naciones como México, no todos los que tienen razones para protestar tienen acceso a tecnologías de la información, por lo que esta herramienta es apenas incipiente y tiene poca eficacia para conseguir los objetivos deseados.

En nuestro país, “hay aproximadamente 20 millones de cibernautas, es decir, uno de cada cuatro votantes, aproximadamente. La eficacia (del ciberactivismo) debe contextualizarse en ese sentido”, dice Alejandro Hope, politólogo estudioso de movilizaciones sociales y consultor en Grupo de Economistas y Asociados (GEA). Para él los recursos tecnológicos no sirven para convencer a la opinión pública, más bien son “un buen mecanismo de comunicación entre quienes ya son activistas”. El resto de la gente, dice, más bien desdeña las invitaciones virtuales a sumarse a una causa.

Agustín Rodríguez, líder del Sindicato de Trabajadores de la UNAM (STUNAM), uno de los principales actores en las manifestaciones recientes en contra de la nueva ley del ISSSTE, afirma que sí está enterado de la existencia de las ciberacciones y de nuevas formas de manifestarse. “Inclusive las promovemos. Hemos promovido el envío de correos a todas las Secretarías, a Gobernación, a Presidencia, al ISSSTE…Lo que sucede es que es algo que solamente quienes lo enviamos nos damos cuenta, porque quienes lo reciben pues, como la política de don Carlos Salinas, ni nos ven ni nos escuchan".

Al paso de la tecnología

A mediados de mayo un usuario español en Second Life convocó a una concentración frente a la sede virtual del gobernante Partido Socialista Obrero Español, y amenazó con llevar a cabo una huelga de hambre también virtual para protestar en contra de la excarcelación de un militante de ETA acusado de cometer 25 asesinatos. A finales de marzo un grupo de usuarios chilenos llevó a cabo un cacerolazo virtual ante una réplica de La Moneda, la sede del gobierno de su país. La misma Casa Blanca (virtual) ha sido destino de protestas contra la posibilidad de una intervención militar de Estados Unidos en Irán, por mencionar una de las manifestaciones de los últimos meses.
Otro tipo de concentraciones virtuales son las fotomanifestaciones, que consisten en que los interesados en defender una causa envían por correo electrónico una fotografía suya, generalmente con un mensaje sugerido por los organizadores (“queremos playas limpias”, por ejemplo). Se crean páginas y páginas de Internet donde es posible ver a todos aquellos que, a su manera, asistieron a la “manifestación”.

Pero también existen otros casos como el de Little Brother (Pequeño Hermano), un robot a control remoto que distribuye propaganda y que además aprovecha su apariencia tierna para que más gente acepte el material entregado. Otros robots (el Graffitiwriter y el Streetwriter) son controlados a distancia para pintar consignas en paredes y en el piso respectivamente; su uso más común ha sido en manifestaciones, sobre todo en Estados Unidos, para que nadie pueda ser responsabilizado de la pinta de aceras.

A la vieja usanza

Para Daniel Ávila, líder de la Sección XVIII de Michoacán del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), la difusión de información a través de las páginas de Internet de los sindicatos es el máximo uso que pueden darle a la tecnología. Jamás ha oído hablar de Second Life, pero sí está al tanto de la caravana de maestros que partirá el próximo viernes en autobuses desde Tijuana, Baja California, y que recorrerá Sonora, Sinaloa, Jalisco, Michoacán y Querétaro para llegar el 19 de julio al Distrito Federal.

Ciberactivistas experimentados como los integrantes de la organización ambientalista Greenpeace coinciden en que las protestas virtuales no son suficientes. Gerardo Moncada, Coordinador de Proyectos Especiales de Greenpeace México asegura que ponerle atención sólo a las movilizaciones virtuales no produce resultados tan buenos como cuando llevan a cabo acciones en la vida real, como cabildeo y demostraciones, y difunden imágenes de sus activistas de carne y hueso evitando la tala de un bosque, por ejemplo.
Apoyadas por tecnología o no, dice Hope, las manifestaciones públicas seguirán existiendo a menos que las instituciones gubernamentales encuentren mecanismos eficaces para responder a las inconformidades: “En la medida en que la gente pueda recurrir a procedimientos judiciales para hacer valer sus derechos, previsiblemente no recurrirá a la calle.”

El líder de los maestros michoacanos, Daniel Ávila, advierte a las víctimas de los caos viales: “a la gente que se molesta únicamente les hacemos el llamado para que entiendan que el conflicto no es con ellos, sino con una autoridad que se niega a ver la situación de este país.”

De enero a junio: 751

En el DF las manifestaciones están reguladas por la Ley de Tránsito y Vialidad, de diciembre de 2002, y por el “Bando 13”, emitido en diciembre de 2000.

Para realizar una manifestación se debe avisar a la SSP con 48 horas de anticipación y no utilizar vías primarias, a menos que sea momentáneamente o para cruzar la calle.

De enero al 18 de junio de 2007, han habido 751 movilizaciones en el DF, de las cuales 220 fueron bloqueos que representaron una pérdida de tiempo equivalente a 300 horas.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...