8 jul. 2008

Toxicomanos, Enfermos mentales, Presos e Indigentes La Participación (II)

Segunda parte del Trabajo realizado por una compañera de la RED NACIONAL DE TASOC Y TISOC.

CARACTERÍSTICAS DEL COLECTIVO

PERSONALIDAD DEL COLECTIVO


Los toxicómanos son personas con problema de drogodependencia que habitualmente les lleva a ser excluidos de la sociedad. Es frecuente que sufran no sólo rechazo social, sino también el rechazo familiar. Son personas que, en muchas ocasiones, han perdido la autoestima, la dignidad y la fuerza de voluntad necesaria para iniciar un programa de desintoxicación y rehabilitación.


Los indigentes por su parte, suelen vivir solos, habiendo nacido y crecido en entornos familiares conflictivos, padecen evidentes problemas de salud, tanto físicos como psíquicos, tienen escasas relaciones familiares y personales, se encuentran en paro y sin seguro de desempleo o de enfermedad, practicando una gran movilidad laboral y un cierto grado de nomadismo, dependiendo para su subsistencia de las instituciones benéficas. Todo ello les lleva a una falta de interés y de motivación existencial.


Los enfermos mentales son personas que sufren algún tipo de enfermedad mental, que les impide realizar sus actividades cotidianas con normalidad.


Los presos viven privados de libertad en las instituciones penitenciarias o también las personas que ya han cumplido su condena o parte de ella y viven en libertad, el trabajo dentro de los centros penitenciarios pretende orientarlos en su próxima reinserción a la sociedad, potenciando cualidades fundamentales como la autoestima, la dignidad y la responsabilidad.



Una característica fundamental de todos estos colectivos es la marginad y por otro lado, la falta de motivación para realizar actividades que les resulten positivas y beneficiosas para su reinserción, ya sea social o laboralmente.
Su falta de motivación se puede deber también a que la sociedad actual sigue mirándoles por encima del hombro y no les tiende una mano amiga que les ayude a salir de ese pozo, que para muchos es un autentico infierno personal, ya que se han quedado sin familia, amigos/as y sin trabajo.



Lo ideal y esperado por la animación sociocultural, seria encontrar a personas que estén dispuestas a superar su situación actual, ya sea olvidarse de sus adicciones o conseguir vivir en libertad dentro de una sociedad, y tengas ganas de comenzar una nueva vida dentro de la sociedad.

Y que la sociedad estuviese dispuesta a perdonar sus errores del pasado y les ayudase a integrase, ofreciéndoles un trabajo digno adecuado a su perfil, sus familias y amigos/as colaborasen activamente en su rehabilitación y perdonasen sus errores del pasado.

El terapeuta trabaja con el usuario y la familia paralelamente y estos van evolucionando de forma paulatina a través de los logros.
Se pretende que el usuario haga un aprendizaje de nuevos comportamientos y de nuevas formas de resolver sus propios conflictos, planificando y controlando de manera autónoma su propia vida.

El terapeuta en cada una de las etapas verá la manera mas conveniente de intervenir y siempre se pueden ver reforzadas las adquisiciones a nivel individual por la intervención en grupos, ya que son un poderoso instrumento de cambio.
Será interesante diferenciar la intervención en grupos terapéuticos, y los grupos de autoayuda. El objetivo primordial que se perseguiría en ambos sería el de integrar.

1 comentarios:

Pablo Jiménez dijo...

excelente árticulo, me gustaría añadir, en el proceso terapéutico la consciencia del terapeuta sobre las implicaciones físicas y psicológicas que tiene el toxicómano y que éste mismo sea consciente de esto.
Es muy importante el apoyo volitivo, acompañar y ayudar en las proyecciones de vida de la persona y también a formar y re-educar en la autoestima e independecia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...