25 nov. 2008

En Bilbao El frío adelanta la apertura del albergue de los Sin Techo

En Bilbao el frío adelanta la apertura del albergue para los Sin Techo

El Ayuntamiento de Bilbao ha adelantado la puesta en marcha del albergue invernal debido al frente polar que esta semana ha aterrizado en Euskadi. El refugio de Mazarredo abrirá sus puertas mañana, cuando se espera el mayor descenso de las temperaturas, en lugar del jueves, como estaba previsto. Funciona en horario nocturno y dispone de 50 plazas, que pueden duplicarse ante un aviso de Protección Civil si arrecia la ola de frío.


El dispositivo, que empezó a prestar servicio hace cinco años, se ubicará en el número 22 de Mazarredo, un local que comparte con el albergue de baja exigencia que se mantiene durante todo el año. Este servicio, que cuenta con 32 plazas, ampliará su horario durante la temporada invernal. Abrirá a las siete de la tarde los días laborables y a las tres los fines de semana y festivos para evitar que las personas sin hogar tengan que quedarse en la calle hasta las nueve de la noche.

El albergue de invierno se suma a las 189 plazas que Bilbao ofrece de forma estable para acoger a los 'sin techo', un servicio del que, a pesar de las exigencias legales, carecen el resto de los municipios vizcaínos. El refugio contra el frío es un recurso poco frecuente que despierta interés en otras ciudades, y el Ayuntamiento ha recibido varias llamadas en las últimas semanas. De las 345 personas que pernoctaron en las instalaciones la pasada temporada, sólo 145 eran habituales de las calles de la capital vizcaína y el 70% eran inmigrantes. Ante la gran demanda, se dará prioridad a quienes lleven al menos tres meses en las calles de Bilbao y a los más vulnerables: ancianos, mujeres o gente con problemas de salud.

Para acceder a este recurso hay que inscribirse previamente en el centro de Mazarredo. Las plazas se adjudicarán todos los miércoles y darán derecho a dormir allí durante una semana. La asociación Bizitegi gestiona este servicio, que, además de proteger a la gente sin hogar de las bajas temperaturas, les pone en contacto con otros servicios sociales. Cuatro educadores sociales, dos vigilantes de seguridad y un equipo de educadores de calle, que acude a las horas de recepción y salida, conforman la plantilla del albergue junto al personal de limpieza. El año pasado, por ejemplo, 49 personas iniciaron procesos de integración y fueron derivadas a otros programas con alojamientos más estables. Entre ellas, 22 encontraron trabajo. La memoria 2007-2008 de Bizitegi destaca el «buen comportamiento» de los usuarios.

Fuente

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...