18 feb. 2009

En las Baleares El reglamento de los pisos para mujeres maltratadas incide en la seguridad

El documento aprobado por el Consell de Eivissa establece que la estancia máxima en las viviendas de acogida es de nueve meses y que las residentes no pueden recibir visitas en los pisos ni facilitar la dirección o el teléfono

El Consell de Eivissa ha aprobado un reglamento de régimen interno para los pisos de acogida de mujeres víctimas de malos tratos, según ha anunciado el Govern balear. El reglamento, que hace mucho hincapié en la seguridad de las residentes, se aprobó en el pleno del Consell el pasado 31 de octubre, tras lo que se le tuvo que comunicar al Govern y pasar un mes en exposición pública.
El documento insiste en varias ocasiones en la importancia de que nadie sepa dónde se encuentran estos pisos, ya que de ello depende la seguridad de las residentes. Por este motivo, no pueden recibir visitas ni facilitar la dirección o el teléfono a nadie.


También por seguridad sólo hay una copia de las llaves de los pisos y las residentes deben organizarse para no perderla. En el caso de que desapareciera, deben comunicarlo de manera inmediata para que se cambie la cerradura lo antes posible.
Las normas destacan que en casos excepcionales estas viviendas podrán acoger a mujeres que sufran otro tipo de problemas, siempre que haya plazas disponibles y el equipo de la Oficina de la Dona lo considere apropiado.

El reglamento señala que se considerarán prioritarios «aquellos casos en los que la integridad física, psíquica o sexual de la mujer esté en grave peligro».
De la misma manera, establece que no podrán acceder a este recurso las que «concurran en problemáticas o circunstancias añadidas que puedan afectar a su desarrollo autónomo (toxicomanías, salud mental, discapacidad?) y que puedan alterar la convivencia y los objetivos de los pisos». A pesar de esto, deja la puerta abierta a que mujeres con estos problemas puedan acceder a las viviendas si están en tratamiento. Personal de la Oficina de la Dona valorará cada uno de estos casos antes de adoptar una decisión.

El tiempo máximo de acogida de estas mujeres y sus hijos, si los tuvieran, es de nueve meses. Durante su estancia, la manutención también corre a cargo del Consell. Sin embargo, cada una de las mujeres deberá encargarse de la limpieza de su cuarto y no podrá faltar a las citas con los médicos, pediatras, psicólogos y psiquiatras.
Los pisos tienen un horario que las mujeres deben cumplir. En verano deberán entrar antes de las diez de la noche mientras que en invierno la hora tope es las nueve de la noche. Los sábados y vísperas de festivos pueden llegar una hora más tarde. Entre semana, además, las mujeres y sus hijos tienen que comer y cenar en las viviendas protegidas.

Fuente

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...