3 feb. 2009

LA EDUCACIÓN EN VALORES COMO EJE METODOLÓGICO EN LA INTERVENCIÓN SOCIAL

La educación siempre ha estado unida a la ética, estas dos realidades se han interrelacionado permanentemente. Porque las finalidades educativas representan valores en la medida en que contribuyen a la formación de personas con una serie de características intencionadamente perseguidas.

Valores

Son proyectos ideales de comportamiento y de existir, que el ser humano aprecia, desea y busca, y son a la vez características de la acción humana que mueven nuestra conducta, orientan nuestra vida y marcan nuestra personalidad.

Pero no son algo sólo abstracto que se aprende y se incorpora en nuestro comportamiento y conocimiento.los valores lo son cuando se traducen en actitudes y comportamientos concretos y comprometen en la realización de los proyectos de la vida.

Estos valores se introducen en la educación a través de contenidos que se denominan temas transversales, dado que no se reducen a la enseñanza de algunos contenidos relacionados con la filosofía, sino que son un proyecto de educación integral y que debe de estar presente en todas y cada una de las acciones de los educadores.

Los valores más destacables para transmitir en nuestra sociedad son: libertad, solidaridad, igualdad, paz, defensa de la vida…

Si bien la educación en valores está presente en todas las acciones educativas en las que participamos desde la infancia hasta el final de nuestros días, es en el primer periodo de nuestra vida en el que influye con mayor intensidad.


LA ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL EN EDUCACIÓN SOCIAL ESPECIALIZADA

La educación social no puede quedarse al margen de los conflictos y desigualdades de la sociedad y debe colaborar en la integración y transformación de la misma. Desde una perspectiva socioeducativa, el problema del menor en riesgo es un problema socioeducativo, como muchos otros, por sus implicaciones para el desarrollo de la persona y de la sociedad como colectivo. Cada día se valora más la educación social como instrumento de prevención y de tratamiento. El papel de la animación sociocultural es importante para la integración de los menores en riesgo o conflicto social.

LA ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL Y LA EDUCACIÓN SOCIAL ESPECIALIZADA

Los profesionales de la educación social especializada trabajan con sujetos que se encuentran en situación de riesgo o presentan dificultades de marginación e inadaptación social. El trabajo se realiza en diferentes realidades sociales abarcando todo tipo de edades y está dirigido a la integración social de los individuos.

CARACTERIZACIÓN DE LA ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL

La animación sociocultural se puede definir como un proceso, una metodología, una estrategia de intervención y práctica educativa global. Lo que se pretende con la animación es generar participación y que los colectivos emprendan un proceso de desarrollo social y cultural.



LA ANIMACIÓN CON GRUPOS DE PROBLEMÁTICA SOCIAL

La animación sociocultural se centra en el desarrollo y promocion social y autoorganizativa de grupos, colectivos y comunidades y por otro lado en el desarrollo personal. Pretende consolidar el dialogo entre la población en riesgo y la población normalizada. Se pretenden desbloquear las relaciones entre el individuo y la colectividad vinculando a las instituciones y potenciando las capacidades del propio sujeto para su desarrollo personal. Se facilita la participación activa de los sujetos en el desarrollo de la comunidad. Si queremos conseguir la normalizacion debemos favorecer las condiciones que permitan que un sujeto aunque sea “diferente” pueda participar activamente en su realidad social.



LA ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL COMO METODOLOGÍA DE INTERVENCIÓN

La intervención con el menor debe abarcar tambien su entorno, su realidad social, no sólo actuar sobre el menor. Cualquier intervención que no tenga en cuenta al sujeto y al medio social con el que interactua perdera la perspectiva global del sujeto como ser en relacion con sus semejantes y su entorno. Lo importante es saber actuar en los dos paralelamente, tanto en el individuo, para que pueda desenvolverse en la relacion social como en el entorno social que ha hecho que el individuo se encuentre en situación de riesgo social/inadaptación y/o marginacion.

Con la animación sociocultural se potencia el desarrollo del sujeto dentro de su propio contexto, buscando su integración social y buscando también la transformación de la sociedad. La animación sociocultural es una metodología para asegurar que los programas y proyectos socioculturales se construyen con la participación responsable y activa de los ciudadanos. La animación sociocultural es una intervención para el contexto social y el individuo y una intervención desde el propio cotexto social, desde la comunidad, que facilitará la articulación entre lo individual y lo colectivo.


CLAVES Y ESTRATEGIAS DE LA ASC COMO METODOLOGÍA EN EL AMBITO DE COLECTIVOS CON PROBLEMÁTICA SOCIAL

La educación social especializada debe facilitar y provocar la motivación y la sensibilización individual y colectiva. Los conceptos claves o rasgos de actuación son la concienciación, la participación, la territorialidad y los recursos.

- Toma de conciencia. Hay que concienciar a las personas para que participen en su educación y para que asuman un compromiso para transformar la realidad. Se debe buscar la “motivación”.

- Participación. Las personas deben de ser agentes activos de su desarrollo y del de la comunidad, deben de participar en las situaciones y decisiones socioeducativas que les afecten a nivel personal, grupal o comunitario. Esta exigencia de participación supone creer en el sujeto personal y colectivo, libre y responsable. La animación debe proporcionar participación social, debe facilitar el contribuir, intervenir, etc.

- Territorialización. Se debe conocer el medio donde se va a trabajar. Sólo en un territorio conocido es posible pensar acciones y proyectos para buscar soluciones operativas y evaluables.

- Recursos. La ASC posibilita la creación de recursos o la optimización de los existentes. Para poder utilizar estos recursos primero hay que conocer la realidad de la comunidad, sus problemas y necesidades y el conocimiento de las causas. Serán los propios sujetos los que deberán concienciarse para poder proponer estrategias y soluciones tendentes al cambio personal y social.

En el marco de la ASC las estrategias y programas abarcan una gran variedad de orientaciones y proyectos.

- Se parte de la idea de que hay que conocer para transformar. El conocimiento de la realidad nos permite diseñar intervenciones adaptadas a las necesidades del menor. La ASC ofrece a la comunidad la oportunidad de conocer su realidad, analizarla y a partir de ahí plantear alternativas.

- En lo que se refiere a la competencia del contexto se trata de que el grupo minoritario de la comunidad pueda integrarse dentro del grupo mayoritario junto con su aceptación.

- Desde una perspectiva preventiva se debe intervenir antes de que se de la situación de inadaptación o conflicto. En las intervenciones el educador social debe tener el papel de animador y dinamizador, para poder ser más tarde un mediador y canalizador de recursos.

- Un instrumento clave para el entrenamiento y refuerzo de diversas habilidades sociales y dialógicas que facilitan el desarrollo es la acción grupal.

- En las estrategias de intervención lo más importante es la actitud. Hay que crear un clima bueno en el grupo, en el que cada uno pueda valorarse individualmente. Hay que potenciar la autoestima del niño, pero no es fácil, porque siempre tendrá como referencia las reacciones de los adultos y si estas son malas se desanimara. El educador debe adoptar una actitud positiva, ya que si piensa que el menor lo puede hacer se lo puede posibilitar. Construir la confianza dentro del grupo también es importante para los trabajos que deberán hacer en grupo.

- En el ámbito de las drogas el trabajo más importante del educador es el de la prevención, se debe hacer especial hincapié en aquellos menores que no consuman o que lo hacen esporádicamente. Se intenta más cambiar la actitud que tienen hacia las drogas que sólo informarles sobre las consecuencias del consumo.

- A nivel de actuación, una de las formas que puede posibilitar la intervención en relación a los menores en riesgo es la que se lleva a cabo desde los espacios culturales y de ocio.

Conclusión

Tenemos que entender el proceso educativo como un proceso de desarrollo inseparable del contexto cultural en el que se produce, como un conjunto de prácticas a través de las cuales los grupos humanos ayudan a sus miembros a asimilar la experiencia colectiva culturalmente organizada. La intervención social educativa facilita este proceso creando acciones con los diferentes colectivos sociales. El conocimiento del entorno, de los valores morales y cívicos, tendrán que estar presentes como fundamento metodológico de toda intervención social porque esta es una forma más de educar en los valores sociales para crear una sociedad más equitativa e igualitaria.

Fuente del Articulo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...