9 mar. 2009

EL CONTEXTO FORMATIVO Y PROFESIONAL DEL TÉCNICO EN ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL(III)

Continuamos publicando una ponencia escrita por Ricardo Catala para unas jornadas de ASC que se realizaron en Asturias.

La diplomatura en Educación Social

Con la aparición de la figura del Educador Social, como diplomatura universitaria (1991), se ha pretendido suplantar o anular, por parte de sectores profesionales y formativos interesados en ello, a la figura del Animador Sociocultural, como única y factible posibilidad de profesionalización, y con el valor añadido del rango que otorga la titulación universitaria.

Conviene precisar, aquí también, que la diplomatura de Educación Social se enmarca en el propio proceso de reforma llevado a cabo por la Universidad, que ha incorporado nuevas titulaciones, con el fin de poder adecuarse, a su vez, a las demandas del mercado y de la sociedad, y por qué no decirlo, a salvaguardar ciertas parcelas formativas prevalentes.

En este caso, habría de puntualizarse que, en el itinerario formativo de la diplomatura, se contempla el campo de la ASC, solamente como una posible especialización, junto a otras posibles, como la Educación de Adultos y la Educación especializada.

No cabe, por tanto, alentar opciones excluyentes; más bien, al contrario, es más conveniente y necesario encadenar y armonizar, de forma progresiva, las diversas etapas formativas, que vendrán a enriquecer y ampliar el campo profesional existente.


La figura del Gestor Cultural

En el ámbito de la intervención cultural, con la irrupción de la figura del Gestor Cultural, se sigue un proceso semejante al acaecido con la figura del Educador Social, aun no teniendo en este caso, hasta el momento, el reconocimiento de titulación oficial universitaria, en el ámbito de diplomatura/licenciatura,
salvo en la formación de postgrado y especialización.

Parecer ser, que con el reconocimiento de la licenciatura en Humanidades, quede recogida como especialidad o itinerario formativo el ámbito de la Gestión Cultural, según las propuestas de plan de estudios elaboradas.

De todos modos, lo que ha venido a vulnerar esta situación son las reflexiones teóricas y discursivas surgidas tanto desde el ámbito de la Educación Social, como desde la Gestión Cultural, que han afectado y mitigado, sobremanera, el propio discurso de la Animación Sociocultural.

Se ha ido diluyendo sus referencias más originales y antropológicas de lo cultural, en torno a los conceptos de identidad cultural, participación social y ecología humana, para derivar y supeditarse a discursos más sociopedagógicos (educación social) y tecnocráticos (gestión cultural), con la consiguiente pérdida del valor sociocultural, propiamente dicho.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...