4 oct. 2010

Recuperando Edificios de Aragon para la Animación Sociocultural

16 IDEAS PARA HUIR DEL OLVIDO




Muchas propuestas dotarán de contenidos a edificios que llevan varios años en desuso.Ya cuenta con la Harinera de San José, el viejo Conservatorio de Música o Giesa.

Zaragoza 2016 acudió a la cita del pasado jueves con algunos de sus proyectos importantes ya definidos y con una ubicación decidida, en edificios en desuso que llevan años sin usarse. La fábrica de Giesa, la Harinera de San José y el antiguo Conservatorio de Música son claros ejemplos.


La Factoría se concibe como una gran Fábrica de Ideas de las artes escénicas, donde poner a disposición de los creadores todos los medios necesarios para innovar y lograr productos tangibles y de calidad. Por su necesidad de espacio, el lugar escogido es la antigua fábrica de Giesa, en el barrio de Las Fuentes, y también albergaría la llamada Ciudad de los Niños, que incluye un Observatorio de la Infancia, una Escuela de Animación, una biblioteca infantil y un Espacio de Juego y Expresión para niños de 0 a 11 años.
Unir Zaragoza con Latinoamérica ha sido siempre un objetivo en la ciudad, pero en la Capitalidad se pretende crear un Centro Europeo de la Cultura Latina, que se instalaría en el antiguo Conservatorio de Música de la calle San Miguel. Entre sus cometidos estaría canalizar los flujos culturales que lleguen desde Iberoamérica y el área de influencia latina de Estados Unidos, así como desarrollar proyectos multidisciplinares de cooperación e intercambio con Europa. Por eso compartirá espacio con la Oficina de la Movilidad.


El barrio de San Pablo será más multicultural, ya que es el distrito propuesto para acoger el proyecto Le Worl Culturelle Diplomatique, que trata de invitar a centros de enseñanza de idiomas, como el British Council inglés, el Goethe Institut alemán, el Dante Alighieri italiano o el Institut Français galo para que se instalen en edificios en desuso. También se abrirá un Aula Cervantes.
La nave que La Zaragozana utilizaba como planta de embotellado en el barrio de San José hasta hace apenas un año se convertirá para el 2016 en un espacio multiusos que servirá para acoger conciertos de entre 500 y 1.500 espectadores, cubriendo así el vacío que tiene la ciudad en cuanto a salas de exhibición de tamaño medio. Pero también acogerá talleres, cursos, espectáculos de teatro no convencionales o representaciones de circo, entre otras intervenciones artísticas. Cultura en un entorno industrial.


Zaragoza 2016 dará una nueva utilidad al antiguo Instituto Luis Buñuel con El Periscopio, una idea con la que se pretende crear una biblioteca, videoteca, cinemateca e interactivoteca en un mismo espacio, donde leer libros, revistas o prensa, visualizar un DVD, escuchar músicas del mundo o usar sus múltiples salas de internet. Incluso se ha pensado en una sala de lectura para personas con discapacidad sensorial o un servicio de entrega a domicilio gratuito.


La Casa de la Danza es una iniciativa que surge con la idea de centralizar todas las experiencias vinvuladas a esta disciplina y donde poder visualizar el trabajo de compañías, bailarines y coreógrafos. El recinto de la Expo, ahora en transformación para ser un centro de negocios, ocio y cultura, es el espacio elegido y contaría con una sala de exhición con programación estable todo el año, otra de ensayos, residencia para artistas y un archivo audiovisual de videodanza, con representaciones grabadas y documentales sobre esta disciplina.


La antigua Harinera de San José por fin tiene un proyecto asignado. Es uno de los edificios en desuso de la ciudad más reclamado por los vecinos y para él se ha pensado crear el Espacio Europeo del Videojuego, un lugar que servirá para el estudio, análisis y muestra de la evolución de este formato de ocio digital, y en todos sus géneros.


Cheap Boxes es un proyecto que pondrá a disposición de agentes culturales (asociaciones o empresas) una red de locales en desuso o infrautilizados --llamados Contenedores de Ideas--, en el centro histórico en una primera fase y otros barrios en la segunda, y en régimen de alquiler con tarifas bonificadas durante los dos primeros años y de VPO en los siguientes, para convertirlos en centros de trabajo y creación.


Zaragoza ha pensado en crear Iocus, un espacio dedicado a los deportes y juegos tradicionales de Europa, que se ubicaría en el entorno del recinto Expo, y que trataría de dar difusión a estos a través de una exposición permanente que recoja más de 250 juegos y 600 piezas de colección procedentes de España, Francia, Italia, Holanda, Alemania, Suiza, Bélgica y Reino Unido.


La Oficina de la Movilidad, una herramienta que permita fomentar que artistas y proyectos europeos pasen por Zaragoza y coordinar iniciativas culturales, se instalaría en el antiguo Conservatorio de Música de la calle San Miguel. Tendría un director, nueve técnicos de contenidos y cooperación cultural y diez estudiantes en prácticas de distintos países.


Los antiguos depósitos de agua del Parque Pignatelli se habilitarán como centro de exposiciones temporales de arte contemporáneo, para creadores emergentes y nuevas tendencias. Además, se ampliará para abrir más salas de exhibición y un espacio diáfano al aire libre para exposiciones o performances.



La recuperación del entorno de la calle Las Armas y su transformación en el Distrito de la Música, sobre todo con la creación de un teatro como el que ya se ha acondicionado, para un aforo de hasta 400 personas, y que pronto estará en funcionamiento. Será cuando se adjudique su gestión a una compañía, a artistas o promotores. Además, se pretende habilitar salas de ensayo en locales próximos que estén en desuso. Así, se potencia que grupos emergentes tengan un espacio donde exhibir sus obras. Será el primero de otros muchos en otros barrios de Zaragoza.


El propio barrio del Arrabal dio la idea para incorporar a la propuesta para el 2016 una iniciativa como el Espacio de Cerámica y Creación. Se trataría de recuperar solares, patios interiores o edificios en desuso para crear una red de sedes donde acometer estudios que fomenten el folclore cerámico, organizar talleres a cargo de profesionales del ramo para formar a ciudadanos o incluso dedicarse a posibilidades más amplias de negocio como la arteterapia o cursos dedicados al profesorado de enseñanza primaria y secundaria para coordinar la programación con los centros educativos públicos y privados de la ciudad. En esta línea, se buscará potenciar el encuentro entre artistas y compradores, patrocinadores de todos los niveles e incluso con artistas de otras disciplinas. Todo ello gracias a que se habilitarán espacios expositivos de corte temporal.


El proyecto de El Hostelito surge con la idea de un edificio que es tomado por el arte, asociado a las conocidas residencias de artistas. Se están barajando tres posibles edificios en desuso para su sede, aunque no será única ya que Zaragoza contará con un completo catálogo de pisos destinados a hospedar a artistas. Además, se habilitará un espacio con sala de conferencias, clases magistrales y conciertos (el Punk-Bistro) y se buscará que las obras de estos artistas circulen por otras residencias.
El futuro ´Centro de la Cultura Comunitaria´ completará la actividad que se pretende incluir dentro del antiguo Conservatorio de Música de la calle San Miguel. Funcionará como un centro de formación y coordinación de una red de educadores y animadores socioculturales que acercarán a cualquier ciudadano a la creación artística en múltiples disciplinas. Así, colaborará con asociaciones vecinales, centros cívicos, bibliotecas, centros de tiempo libre y casas de juventud locales.


Zaragoza, como Ciudad de Paz que es (así fue declarada por la UNESCO), quiere impulsar la creación de un Centro de la Paz para el que se están barajando varias ubicaciones, sobre todo instalaciones militares en desuso o infrautilizadas que puedan albergar un espacio con una sala de exposiciones, otra de dirigida al reconocimiento de nuestra historia, una biblioteca y varias salas polivalentes para fomentar el encuentro y el diálogo entre diferentes culturas e ideologías. Nacería para propiciar el debate y la reflexión, estaría coordinado por el prestigioso Seminario de Investigación para la Paz y trabajaría en un programa educativo sobre ese valor en las artes escénicas. 


FUENTE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...