14 nov. 2006

Noticias del mundo Reflexiones (II)

Enlanzando con la noticia anterior, una que ya se publico el 15 de enero del 2006 en el diario de leon.

La fiscalía de menores detecta un alza de las denuncias por maltrato a padres
PAra leer la notica pulsa aqui

Gran parte de los chavales que pasaron por el centro de reforma fueron «pequeños tiranos» denunciados por sus familias El fenómeno, llamado «síndrome del emperador», es nuevo incluso para los criminólogos
Marco Romero león


«Es el precio que tenemos que pagar por no haber previsto que un egocentrismo tan absoluto de los niños impide el desarrollo pleno de emociones morales como la empatía, la comprensión y la responsabilidad». La reflexión es del criminólogo Vicente Garrido Genovés, único científico español que ha estudiado el emergente fenómeno del síndrome del emperador , que se traduce en una preocupante pérdida del sentido de culpa que convierte a los chavales en pequeños tiranos de sus casas.

Insultos, amenazas e, incluso, golpes salvajes son la consecuencia de este sorprendente desafío que está empezando a provocar las primeras reacciones legales de los padres contra sus hijos. El fiscal de menores de León ha detectado, junto al aumento de denuncias por acoso escolar, un notable incremento de los casos de maltrato familiar por parte de adolescentes, que se dispararon un 65% durante el 2005.

Y aquí no hay clases ni ambientes marginales. La situación se está dando en todo tipo de hogares, a juzgar por el perfil de los chicos y chicas que, tras pasar por el juzgado, han sido derivados al centro de reforma Jalama de León, donde conviven durante el tiempo que dure la medida impuesta por el equipo técnico de la Junta, entre tres y nueve meses.

En todo tipo de entornos

«Los chavales siempre llegan tras una resolución judicial o por un ingreso cautelar tras solicitarlo sus padres», explica el director del centro, David Perulero. De los cinco menores que viven en la casa actualmente, tres han sido internados por atentar contra la convivencia familiar; de los trece ingresos del año pasado, más de la mitad fueron ocasionados por lo mismo. «Suelen ser los hijos mayores y desde luego no pertenecen a familias desestructuradas, todo lo contrario», matiza.

La explicación que ofrece la criminóloga Esther Fernández Molina relaciona este fenómeno con los patrones de crianza de las últimas generaciones de chavales. «Cuando tenían cinco o seis años no se les educó con unos patrones correctos y ahora se han convertido en adolescentes agresores en potencia». El ya citado doctor Vicente Garrido Genovés ( Los hijos tiranos: el síndrome del emperador , Ariel) opina que los jóvenes han perdido el desarrollo del «compromiso social» y el «sentimiento de culpa», algo que produce unos efectos «catastróficos» en aquellos que tienen dificultades para un buen aprendizaje de los principios morales y pueden convertirlos en personas «violentas y maltratadoras». Y en casos extremos «asesinos de sus propios padres».

Entre las causas que motivan la aparición de este síndrome, el psicólogo señala unos padres que no tienen «ni tiempo ni las aptitudes adecuadas para imponerse», unos profesores «sin autoridad» y una sociedad «más permisiva que valida la perspectiva profundamente egocéntrica que tienen estos niños».

«La pérdida del sentimiento de culpa está produciendo efectos catastróficos»

VICENTE GARRIDO GENOVÉS

Psicólogo y criminólogo

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...