4 feb. 2007

«Hay que procurar que los niños vean películas que les hagan reflexionar»

«Hay que procurar que los niños vean películas que les hagan reflexionar»

La noticia se encuentra aqui


El cine puede ser útil para educar a niños y adolescentes, pero hay qué conocer qué películas resultan más adecuadas. A ello ha dedicado su última obra Lluis Prats, orientador educativo y autor del libro 'Cine para educar. Películas con valores'. Prats hace una completa guía de más de 200 películas, explica su contenido y los valores que favorece cada una, además de introducir temas de debate en la familia o en la escuela. La utilización del cine como herramienta educativa es el tema de las conferencias que Lluis Prats pronunciará en Aula HOY. Tendrán lugar el lunes a 20,15 en el salón de actos de Caja de Extremadura en Cáceres y el martes a la misma hora en el hotel Husa-Zurbarán de Badajoz.

-Hay una queja general que le echa la culpa a la televisión de la educación de los niños.

-En el libro hablo sobre todo de cine. Hay que tener en cuenta que un niño, entre los 6 y los 18 años ve el equivalente a tres cursos académicos en horas de televisión. Es una burrada. Muchos padres no pueden estar esas 3.000 horas co con ellos, dándoles un criterio. Los niños tienen muchas referencias audiovisuales, y los héroes del cine son sus modelos de conducta. Antes los buenos de la película lo eran en todos los sentidos, pero de los años 70 para acá eso ha cambiado. La finalidad del libro es que entre esa gran cantidad de productos audiovisuales que consumen haya también valores. Se analizan unas 220 películas de todo tipo, de calidad y para todas las edades.

-¿Hay un buen cine para niños?

-Sí. Además, las buenas películas se quieren ver una y otra vez. Todas las navidades se ponen en televisión 'Qué bello es vivir', o 'La vida es bella'. Son películas que nos hacen ser mejores personas y tener buenos sentimientos. Hoy en día se echan en falta esos buenos sentimientos de fondo. Cuando hay películas como 'Solas' o 'La vida es bella' son un éxito. Y yo creo que se debe a que tenemos un déficit de buenos sentimientos. Vivimos en un mundo muy materialista, muy poco espiritual y eso se traslada a los niños. Hoy en día las películas que ven los niños están sacadas de videojuegos, y son de acción. No invitan a reflexionar. El tipo de cine que se reivindica en el libro que he escrito es ese otro que te invita a sacar los buenos sentimientos y a pensar.

-Pero la industria manda y la mayoría de las películas de cada temporada son de acción o de miedo. A los niños les gustan e incluso se ríen.

-Porque ellos tienen muchas horas de cine y no se creen nada. Todo es mentira, ficción, porque viven en un mundo audiovisual. Nosotros veíamos menos cine y televisión. No se puede influir en que el niño no vea ese tipo de cine, pero sí se puede hacer que de vez en cuando vea películas que le hagan pensar, interrogarse sobre su conducta. Muchos videojuegos no ayudan a pensar. La sucesión de planos es tan rápida que no da tiempo a pensar sobre relaciones humanas o problemas éticas.

-Tanto educadores como padres se preguntan qué hacer. Y se echa la culpa de la violencia al cine o a la televisión.

-Si hay que señalar a un culpable, lo culpables somos todos, desde los padres, al horario laboral, el Gobierno, las cadenas de televisión... Hay una frase de Steven Spielberg que decía, hablando del cine, que todos tenemos un poco de culpa de la falta de sensibilidad de la juventud actual, al igual que la tienen los videojuegos o la televisión. Pero yo prefiero ponerme a buscar soluciones, en lugar de quedarme en señalar a los culpables. Lo importante es qué puedo hacer yo para lograr una sociedad un poco mejor dentro de diez años.

-¿Qué pueden hacer los padres?

-Deben llevar la iniciativa. En casa mandan los adultos y luego hay que pactar ciertas cosas con los niños. Hay que 'tolerar' ciertos males, pero poner criterios, horarios. Ver un día una película que le interesa a los adultos y otro día una de acción que piden los niños. Mi criterio es que de las tres películas que se pueden ver a la semana, al menos una y media les aporte algo. Hay muchas películas modernas que son buenas. Yo he tenido la experiencia de ponerle 'Marcelino pan y vino' a niños de 4º de Primaria y acababan llorando. No la habían visto y les gustó. Los niños tienen esa sensibilidad, pero hay que hacerla crecer. Si no se les da ese alimento, no crecen con esos valores.

-Una de las empresas que manda en cine infantil es Disney, que sí hace películas con valores.

-Son películas positivas. La gente que se dedica a hacer películas de niños quiere educar en valores de justicia, bondad, generosidad... El problema está en los adolescentes. Hay que procurar que vean películas que le hagan reflexionar.

-Hay menos películas para adolescentes.

-Ven las de acción, dirigidas a los adultos, aunque ellos no lo son. Luego están películas como 'El señor de los anillos' que son buenas, quizá porque proviene de una gran novela.

Los niños imitan

-Junto a esas películas hay otras de muy poca calidad.

-El criterio de los padres debe ser como con la dieta. Un niño no debe comer sólo un tipo de alimento, pizzas, por ejemplo, sino variar. Hay que acostumbrarles a ver todo tipo de cine. Si un niño sólo ve violencia, es posible que lo imiten, porque son imitadores. Hace unos años se estrenó una película de Oliver Stone que se llamaba 'Asesinos natos' y que trataba sobre dos adolescentes que se dedicaban a atracar y matar. En Estados Unidos hubo una denuncia contra el director porque dos adolescentes hicieron exactamente lo mismo que habían visto en la película, empezaron a robar y matar.

-Los padres se quejan de que no se cumplen las limitaciones de no dar determinados programas en horario infantil.

-La televisión es un negocio. Los adultos deben tener un poco de autoridad y que en su casa se cumpla lo que dicen. Nos debemos ampararnos en que el mundo está muy mal y no podemos hacer nada. A pesar de ello, hay gente que logra educar muy bien a sus hijos. No es sólo es una cuestión de suerte, sino que tienen las ideas muy claras y mandan en casa. Y uno de los dos está en casa. Lo fácil es echarle la culpa a otro. Si quien manda es el niño sólo querrá jugar.

LLUIS PRATS ORIENTADOR EDUCATIVO. ESPECIALISTA EN CULTURA AUDIOVISUAL

1 comentarios:

annx62@hotmail.com dijo...

hola... justamente, soy docente, y tengo la inquietud de hacer un taller de cine debate en el cole, para los niños ... Así es que busco orientación para saber como dirigir las actividades, y que estas saan ineteresantes.. en fin, coincido contigo.. asi que manos a la obra..

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...