18 may. 2007

Motivar al necesitado Futuras animadoras socioculturales

Motivar al necesitado Futuras animadoras socioculturales


La ONG malagueña Pangea ofrece a un grupo de mujeres desempleadas un taller de animación sociocultural, una profesión muy poco conocida y centrada en los colectivos con riesgo de exclusión, como discapacitados o niños


ALFONSO VÁZQUEZ. MÁLAGA

"Es un trabajo muy desconocido pero muy útil y no va de hacer gracias", destaca María José Mancera, responsable del taller de animación sociocultural que ofrece la ONG Pangea, otorgado por la Consejería de Empleo de la Junta. La animación sociocultural, que nace en Francia en los años 40, no empieza a desarrollarse con fuerza en España hasta los años 80.
Gracias a este taller, una decena de mujeres sin empleo podrá encontrar una salida laboral, adentrándose en un mundo que para casi todas ha resultado fascinante. "He descubierto una vocación dentro de mí", dice una de las alumnas.
¿Pero a qué se dedica una animadora sociocultural? María José Mancera explica que se trata "de la dinamización social y cultural de cualquier grupo de personas, normalmente colectivos en riesgo de exclusión social como mujeres, niños, minusválidos o discapacitados".
El animador sociocultural les ofrece una serie de juegos y actividades, "que hacen a la persona participar en sociedad". Las actividades pueden ser de lo más variadas, siempre adaptadas a quien va dirigida: talleres de cine, de reciclaje, juegos de memoria o de conocimiento, debates... "Intentamos darle una dignidad a la persona, dejando a un lado su problema", destaca María José Mancera. Así pues, si el taller se realiza con niñas anoréxicas, las actividades dejarán de lado el problema de salud que sufren. "A nivel individual el trabajo es más complementario, les sacamos a la calle, fomentamos el asociacionismo entre ellos y tratamos de ocupar su tiempo libre". Y otro tópico fuera: no todo son risas. "Si tratamos un tema serio, no hay risas".
Formación. El taller de animación cultural tiene una primera parte práctica en la que las alumnas "aprenden a planificar actividades, a detectar una necesidad y a analizar una personalidad". Además, comienzan a conocer las herramientas de la profesión, como el momento oportuno en que debe aplicarse cada juego y si éste consigue sus objetivos.
Las prácticas, que ocupan la mayor parte del curso, se centran en el barrio de El Cónsul y en la Cruz Verde. En el primero, las alumnas confeccionan una `guía de recursos´ entrevistando a las asociaciones de la zona, para que los vecinos tengan una recopilación de toda la oferta social y cultural. En julio, está previsto que las alumnas preparen un campamento de verano para los niños de El Cónsul. "Hemos detectado la necesidad de hacer campamentos urbanos aquí", explica María José. Además, las participantes en el taller prepararán la Semana de la Interculturalidad en la Cruz Verde, con actividades para todos los colectivos.
Profesión. Una de las alumnas es Mariló Ruiz, malagueña de 46 años. "Trabajaba en una empresa y me quedé en el paro, y con mi edad es difícil encontrar algo". Mariló admite que no tenía "ni idea" de lo que era la animación sociocultural. "Es una profesión para mí nueva y acepté hacer los cursos porque lo que quería era salir para no estar en casa sin hacer nada".
Pero parece que ha encontrado algo más: "El curso me ha encantando, es un trabajo vocacional que me satisface. Yo había perdido casi la esperanza y ahora la he encontrado", explica con una gran sonrisa.
Otra alumna es Fátima Choubiki, marroquí de 42 años, que lleva 15 años en Málaga. "Llegué aquí a través del Servicio Andaluz de Empleo. Un día sonó el teléfono, fui a la entrevista de selección y mi sorpresa fue ver mi nombre en la lista, fue un día muy grande para mí".
A Fátima, que ha trabajado antes de camarera, ha cuidado a personas mayores y ha realizado un curso de mediadora intercultural, confiesa que le gustaría trabajar "en esto" porque le encanta trabajar con la gente. Por eso cree que saldrá ganando.
Las alumnas han realizado, además, durante dos horas en silencio, un mural contando lo que les supone su experiencia como animadoras socioculturales. El mural está repleto de imágenes positivas que auguran un futuro mejor para ellas.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...