20 jun. 2007

Violencia: buscar la causas en lugar de los culpables

Violencia: buscar la causas en lugar de los culpables

Aqui esta la noticia publicada original

La muerte de la mujer por su marido en Vitoria, ha levantado un cruce de acusaciones sobre donde ha fallado la cadena: Servicios Sociales, policía, tribunales. El sistema, tal y como se ha organizado esta fallando: no se está consiguiendo prever muertes anunciadas, las órdenes de protección son trasgredidas por las propias protegidas, hay un porcentaje de denuncias falsas que están causando un daño del que la sociedad no es consciente,¿

Quizá haya que revisar el enfoque imperante: la atribución de las muertes de mujeres por hombres, a una causa única, el machismo; que resulta una razón muy genérica; y su diferenciación de la violencia intrafamiliar, por razón del género de las víctimas y los autores. De hecho, en agosto del 2004 en Vitoria ya ocurrió un caso equiparable al actual, si atendemos a las causas, en lugar de al sexo de la víctima: un padre consumidor habitual de estupefacientes, entre ellas la cocaína, mató a un hijo varón.

El comportamiento humano está regido por lo que acaece en la mente de cada persona, siendo producto de la biología, el psiquismo y por su puesto, de las circunstancias sociales.

Para intentar buscar las causas, y sin pretender abarcarlas todas, analicemos diferentes casos que engrosan la lista de violencia de género:

-Ancianos que cuidaban a mujeres con enfermedades degenerativas, -el Alzheimer está muy presente-, recuerden el caso del hombre que cuidaba de mujer, madre, hijo y hermana enfermos, y por último, se le había diagnosticado un tumor cerebral a él.

Es paradójico que a estos casos, se les califique como violencia machista. Parece que se les juzga así por ser hombres, porque era el femenino el género que estaban ejerciendo: cuidaban de sus esposas y familiares enfermos. (El género son las atribuciones socio-culturales, el sexo las atribuciones biológicas)

-Otro caso fue el del anciano de Bilbao que padecía Alzheimer, en las últimas semanas se negaba a tomar la medicación y mató a su mujer. El Alzheimer es una enfermedad degenerativa del cerebro.

-Un número importante de la lista de violencia de género está protagonizada por inmigrantes. La inmigración en sí misma, es una situación de estrés crónico y extremo, que pone a prueba la salud psíquica de las personas.

-Un porcentaje importante de hombres que matan a sus mujeres se suicidan. Tras los suicidios hay problemas psíquicos.

-También se están contabilizando como violencia de género, casos protagonizados por enfermos mentales cuando el autor es hombre y la víctima mujer. Hay que tener en cuenta que un porcentaje importante de enfermos mentales no están diagnosticados, ni por tanto tratados. Como parece que pudo ocurrir en el caso de la mujer atropellada en Oruzco, el supuesto homicida parece que sufría alguna afección psíquica, tenía amenazada a toda la familia de la víctima, previamente había sido denunciado por intentar atropellar al padre de la víctima. Si en este caso, la víctima hubiera sido varón, ya no se contabilizaría como víctima de la violencia de género; el supuesto homicida, posiblemente enfermo sin diagnosticar, constituía un peligro para hombres y mujeres.

La patología psíquica se muestra cada vez más compleja. Una gran parte, no se diagnostica, se la clasifica como «problemas sociales», -entre ellos la violencia doméstica-; que al verse como problema social, negando la patología de fondo, son atendidos en los Servicios Sociales . Al no contar con los diagnósticos de las patologías, se escapan los indicios que pueden indicar que una persona supone un peligro para sí misma y/o los demás, los que más peligro corren siempre serán los más cercanos (esposas/os, madres/padres, hijos/as).

Al negar la patología psíquica en la violencia contra la mujer, tampoco se entiende lo que está pasando: ¿Por qué se saltan las medidas de protección? ¿Por qué el aumento de penas no produce ningún efecto coercitivo? Poner medidas legales a ciertos tipos de personalidades, es como pedir a un daltónico que cruce un semáforo en verde.

¿No es muy ingenuo esperar que alguien que habitualmente se salta las leyes, vaya a acatar las órdenes del juez? Los casos en que confluyen un trastorno antisocial de la personalidad o una psicopatía con consumo de cocaína, son una bomba imparable.

Como podemos ver, las muertes de mujeres no se deben a una causa única. Las causas directas se hallan en la mente de los protagonistas: son los estados neurológicos, psíquicos, o emocionales de las personas en un momento dado; determinados por las enfermedades, el consumo o no de drogas, y las circunstancias vitales y sociales.

Hay casos que no pueden ser detectados como maltratadores, a falta de denuncias por agresión, pero sí como enfermos psíquicos y/o neurológicos (incluidas las toxicomanías) que suponen un riesgo para sí mismos/as y los demás (sean hombres o mujeres). El enfoque del machismo como causa única de las muertes de mujeres a manos de hombres impide ver el bosque, porque se focaliza exclusivamente en los actos de agresión de hombres a mujeres.

En la cadena compuesta por Servicios Sociales, tribunales, policía, hace falta completar las valoraciones sociales como «maltrato», «familia multiproblemática»¿con diagnósticos clínicos de la personalidad, mediante los cuales se puedan prever riesgos, tal y como correspondería hacer con el suicidio, aunque luego existe el grave problema de la falta de plazas en hospitales.

En el caso de Vitoria, el autor de la agresión era, consumidor de cocaína, había estado ingresado en psiquiatría anteriormente.

El consumo de cocaína produce alteraciones neurológicas, que pueden desembocar en cambios de personalidad y comportamiento, que afecta a las relaciones personales.

Quizá lo único que hubiera podido impedir esta muerte, hubiera sido el diagnóstico del estado mental del individuo, y su ingreso involuntario mediante orden judicial. Pero para esto hacia falta que alguien diera la voz de alarma a los servicios sanitarios, y para conocer los riesgos hace falta información veraz.

Los/as ciudadanos/as tienen derecho a una información fehaciente, que les permita hacerse cargo de la situación: si a un familiar se le dice «su marido, hijo/a es un maltratador/a» las personas creen que este puede controlar sus actos, que dependen de su voluntad; pero cuando, -siempre tras un diagnóstico-, se les comunica «su marido, hijo/a es un enfermo mental grave, si no toma medicación puede llegar a estados en que ya no es dueño de lo que hace y corren serio peligro los que le rodean», la personas pueden hacerse cargo mejor de la situación: desde tramitar un ingreso involuntario si hace falta, hasta darse cuenta de la gravedad que supone que ciertos enfermos dejen de tomar la medicación; pudiendo tomar medidas, comunicándolo al psiquiatra o al médico que lleve el caso. En determinados momentos de crisis será necesario el ingreso. Pero existe un grave problema con las plazas en psiquiatría, se desmontaron los manicomios y no se han creado soluciones alternativas. Al mismo tiempo que las enfermedades mentales se están incrementando. También tenemos que tener en cuenta, que hay personas que prefieren mantenerse alejados de la policía y los juzgados, aunque sí aceptan la s ayudas de los servicios sanitarios y sociales.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...