20 jun. 2007

¿Violencia escolar o cosas de chicos?

¿Violencia escolar o cosas de chicos?

El ariculo orignial se encuentra aqui

Cuando las mofas y bromas entre compañeros traspasan la frontera del respeto y se convierten en constantes agresiones y humillaciones, estamos ante un caso de bullying, o violencia escolar

En las escuelas siempre han existido los que gozan molestando a los demás y buscan la popularidad con ello. Anteriormente se les llamaba "abusones", "manchados", pero ahora, a esos alumnos, que llevan el hostigamiento a sus máximas consecuencias, se les conoce como "bullies".
Cuando las mofas y bromas entre compañeros traspasan la frontera del respeto y se convierten en constantes agresiones y humillaciones, estamos ante un caso de bullying, o violencia escolar. Se trata de un grave problema que podría afectar a un considerable número de alumnos y que ha permanecido oculto por años bajo afirmaciones como "son cosas de chicos".

Cuando un bully actúa

Hay niños y adolescentes que manifiestan un fuerte rechazo a ir a la escuela. Por las mañanas, no tienen ganas de levantarse, vestirse, ni desayunar. A diario les duele la panza, la cabeza, o se quejan de malestares difusos. Ya cerca del colegio se empeñan en no entrar y cuando llega la tarde del domingo, empiezan a padecer por la llegada del lunes y la vuelta al colegio.

Otros más sólo se muestran retraídos, ensimismados, y evitan todo tipo de comentarios en relación a lo escolar. No se oponen a ir a clases, pero no prestan atención y se desinteresan por todo.

Cuando esto sucede, los padres generalmente piensan en problemas de aprendizaje o situaciones tensas con la maestra, pero ojo, puede tratarse de algo muy distinto.

En Estados Unidos se utiliza el término bullying , difícil de traducir en una sola palabra, pero que se podría describir como comportamientos de acoso, hostigamiento, intimidación y victimización entre los mismos niños, ya sea en el salón o en la escuela.

Estas son situaciones en las que hay un grupo-agresor o un niño-agresor que acosa e intimida a otros, los discrimina, insulta, descalifica, aparta, aisla, les hace bromas pesadas, burlas o les inventa rumores. Suelen llegar al maltrato físico o verbal que se repite a diario y se prolonga por un tiempo.

La víctima sufre un daño muy grande; las consecuencias son devastadoras, pues cada día debe soportar ese hostigamiento y si llega a su límite, el agredido puede estallar y reaccionar violentamente y sin límites, para defenderse.

Las nuevas armas

Amenazas, burlas, chismes, insultos... El bully emplea muchas técnicas para humillar a su víctima, ya que los golpes no son la única forma de lastimar. En los centros escolares se dan fundamentalmente agresiones de tipo psicológico.

Las aulas, el patio o la salida del colegio son el escenario donde los bullies ejecutan su propia ley, sin que los profesores puedan evitarlo. Incluso éstos, en ocasiones, son víctimas del acoso de sus propios alumnos o de las familias de ellos.

Este fenómeno ha cobrado fuerza en España y Estados Unidos, pero en México también se da y ha tomado nuevos rumbos.

Sitios de internet como lajaula.net y el famoso portal de videos youtube.com son armas que emplean los bullys para sus propósitos.

En La Jaula existen registradas 826 escuelas, públicas, privadas, de alto prestigio académico, desconocidas, de todo.

El portal actúa como un diario o blog; el primer paso es que alguien inscriba a la escuela, acto seguido, los alumnos ingresan al segmento designado para su institución y escriben toda clase de mensajes: desde una felicitación, la dedicación de una letra de alguna canción o chismes e insultos para los maestros y compañeros.

Dado que es un sitio muy recurrido por los estudiantes, en él se pueden topar con frases muy desagradables que hablan de ellos y los hacen sentirse humillados.

En YouTube pasa algo similar, pues se difunde todo tipo de acontecimientos escolares que pueden llegar a provocar problemas entre los alumnos de diversas escuelas, sobre todo de primaria o secundaria.

El objetivo del bully es dejar a la víctima totalmente aislada de su grupo social. "No actúa cuando hay un grupo de apoyo alrededor de un chico; actúa cuando la víctima se encuentra sola", remarcó la sicóloga Ángela Serrano en una entrevista con El Mundo.

Por tanto, ya no sólo es fundamental que la víctima busque ayuda en padres o tutores para solucionar el problema, sino que el resto de la clase no debe mirar para otro lado cuando se produzcan las agresiones, ya que en ese caso estará contribuyendo a perpetuar las intimidaciones.

"Los compañeros tienen que romper la ley del silencio", agregó Ángela Serrano.

El bullying no es un fenómeno nuevo. La violencia escolar siempre ha existido, aunque quizá muchas veces permanece oculta.

Las causas que llevan a un compañero a agredir a otro pueden ser múltiples, aunque siempre tienen un mismo trasfondo: el agresor ataca porque necesita llamar la atención, y esto no es más que una señal de alarma ante algún tipo de carencia, ya sea afectiva, social, etcétera.

El agresor no debe, por tanto, ser estigmatizado ni discriminado dentro del centro escolar, ya que necesita ayuda para solucionar el problema que padece.

"Los casos de bullying se tienen que abordar de frente", concluyó esta experta psicóloga apelando a la necesidad de que padres, profesores y alumnos se unan conjuntamente para luchar contra esta situación.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...