14 dic. 2007

Cuentacuentos Recurso para la animación sociocultural e integracion social

En esta epoca cerca de las navidades, ¿que mejor recurso para la animación sociocultural que unos cuentos muy cortitos que nos hagan un poco pensar en todo lo que hemos hecho durante el año?

Aqui os dejamos con una pequeña seleccion de alguno de ellos para que vosotros y vosotras Animadores socioculturales (TASOC) e integradores sociales (TISOC) y educadores en el tiempo libre utiliceis en vuestras sesiones de animacion sociocultural.



LOS CLAVOS




Esta es la historia de un muchachito que tenía muy mal carácter. Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debería clavar un clavo detrás de la puerta. El primer día, el muchacho clavó 37 clavos detrás de la puerta. Las semanas que siguieron, a medida que él aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos.

Descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos.

Llegó el día en que pudo controlar su carácter durante todo el día.

Después de informar a su padre, éste le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter. Los días pasaron y el joven pudo finalmente anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta. Su padre lo tomó de la mano y lo llevó hasta la puerta. Le dijo: has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta. Nunca más será la misma. Cada vez que tu pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves. Tú puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo devastará, y la cicatriz perdurará para siempre. Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física.

Los amigos nos hacen reír y nos animan a seguir adelante. Nos escuchan con atención, y siempre están prestos a abrirnos su corazón.


EL PARADIGMA DE LA RIQUEZA

Una vez, un padre de una familia acaudalada llevó a su hijo a un viaje por el interior del país, con el firme propósito de que éste viera cuán pobre podría llegar a ser la gente de campo. Que comprendiera el valor de las cosas y lo afortunados que eran ellos, que parecían tenerlo todo.

Estuvieron por espacio de un día y una noche completos, en una granja de una familia campesina muy humilde.

Al concluir el viaje, y de regreso a casa, el padre pregunta a su hijo : ¿ Qué te pareció el viaje ?

¡¡ Muy bonito Papá !!

¿ Viste qué tan pobre y necesitada puede ser la gente ?

¡¡ Sí..¡¡

¿ Y qué aprendiste ?

Vi que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen cuatro.

Nosotros tenemos una piscina de 25 metros, ellos tienen un riachuelo que no tiene fin.

Nosotros tenemos unas lámparas importadas en el patio, ellos tienen las estrellas.

Nuestro patio llega hasta el borde de la casa, el de ellos tiene todo un horizonte.

Especialmente Papá, vi que ellos tienen tiempo para conversar y convivir en familia. Tú y Mamá tienen que trabajar todo el tiempo y casi nunca los veo.

Al terminar el relato, el padre se quedó mudo... y su hijo agregó :

¡¡ Gracias Papá, por enseñarme lo ricos que podríamos llegar a ser...!!


0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...