20 dic. 2007

Los tribunales de la Comunitat Valenciana emiten ocho condenas contra menores cada día

Los tribunales de la Comunitat emiten ocho condenas contra menores cada día

Los juzgados valencianos, tras los andaluces, encabezan el número de sentenciados entre 14 y 17 años de edad


La Comunitat es la segunda región de España con mayor número de menores condenados durante el año pasado. Cada día de 2006, los juzgados valencianos condenaron a ocho personas que aún no habían cumplido los 18 años, un menor cada tres horas. Sólo Andalucía, con más de 5.000, supera la cantidad de condenas a menores registrada en la Comunitat.



En todo el país, durante 2006, se dictaron sentencia contra 22.353 menores, de los cuales 2.904, el 13% del total, fueron juzgados en tribunales valencianos, una cifra sorprendentemente superior a la que se alcanzó en Cataluña (2.864) y Madrid (2.504). El robo fue la causa más común de las infracciones cometidas. El 43% de los casos sentenciados corresponden a este tipo de delito, según las estadísticas judiciales de 2006 publicadas por el Intituto Nacional de Estadística (INE).

Los menores de la Comunitat, en lo que se refiere a robo y hurto de uso de vehículos, casi lideran la tabla de sentencias en España. En Andalucía se condenaron a 314 chavales mientras que en los juzgados valencianos se logró una sentencia acusatoria para 259 menores, el 16% del total del país (1.552).

De los menores condenados por los tribunales, una abrumadora mayoría (el 88%) son chicos y 167 de ellos sólo tenían 14 años cuando cometieron el delito por el que fueron condenados en 2006. Las provincias de Valencia y Alicante son, respectivamente, la tercera y la quinta con más menores condenados en 2006.

Este tipo de estadísticas elaboradas por el INE no tienen visos de mejorar en los próximos años. Al menos si se tiene en cuenta el gran número de detenciones practicadas en la Comunitat y del intensivo trabajo que se acomete en los centros de reeducación de menores.


520 jóvenes en 2007
Durante la primera mitad del presente año, un total de 520 jóvenes pasaron por las instalaciones de la media docena de centros de reeducación de menores de la Comunitat Valenciana. Cada día, entre enero y junio de 2007, se han internado a tres chavales de 14 a 17 años. "Que se tomen medidas judiciales contra menores no tiene, necesariamente, que asociarse con algo negativo", explica Julían Salazar, secretario del Colegio Oficial de Educadoras y Educadores Sociales de la Comunitat Valenciana (COEESCV).

"A priori, las medidas judiciales se toman para evitar nuevos delitos y para trabajar con jóvenes que pueden, porque aún son personas en formación, reinsertarse socialmente", indica Salazar. "En los centros de reeducación se actúa con una clara vocación educativa y formativa, y aunque existe la reincidencia, también existe la reinserción, por lo que merece la pena el internamiento", señala el portavoz del Coeescv.

En combinación con la educación social, en la Comunitat continúa la actividad policial, y en este último apartado, las detenciones, lejos de disminuir, continúan practicándose intensamente. Los agentes de la Policía Nacional realizaron en octubre y noviembre 200 actuaciones contra un grupo de menores que protagonizaron hurtos y robos con violencia o intimidación en cajeros automáticos de Valencia. En este tipo de sucesos, la inducción de los adultos es fundamental.

Gran parte de los menores detenidos tenían menos de 14 años, de modo que no pueden ser acusados de ningún delito al no haber cumplido la edad penal. Se dio el caso de que el mismo día, se detuviese hasta tres veces al mismo menor. Había chicos con hasta 22 detenciones. Los adolescentes implicados eran los mismos que antes del verano se hacía pasar por miembros de una supuesta ONG para pedir donativos y que, anteriormente, se habían dedicado a hurtos en comercios.

La fiscal coordinadora de menores, Teresa Gisbert, presentó a finales de septiembre un protocolo especial para actuar en situaciones en las que se aseguraba que se iba a investigar si estos menores estaban siendo víctimas de una mafia o si eran sus propios padres los que le inducían a robar.

Gisbert pidió, tras su visita con el conseller de Justicia, Fernando de Rosa, a tres centros de reeducación de Valencia, más seguridad en los centros de protección "dependendientes de Bienestar Social", adonde se lleva a los menores de 14 años. Estas instalaciones funcionan en régimen abierto. Se dan situaciones de menores que han sido ingresados en estas dependencias hasta 23 veces. Algunos no llegan a permanecer ni media hora en el centro. En otros casos, se escapan para delinquir y regresan a la hora de cenar, como ya adelantó LAS PROVINCIAS.

De Rosa aseguró ayer que las reincidencias de los menores "son casos excepcionales, y que se dan en muchas menos ocasiones que en los delincuentes mayores de edad". "Afortunadamente, los jóvenes son más receptivos que los adultos ante las medidas judiciales y al trabajo de reinserción que se hace en los centros de reeducación", aseguró el conseller.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...