26 nov. 2008

En Extremadura Los padres recibirán SMS cuando sus hijos tengan comportamientos violentos

Los padres recibirán SMS cuando sus hijos tengan comportamientos violentos

La Consejería de Educación va a utilizar primero la plataforma Rayuela y luego empezará a mandar mensajes de texto El PP reclama los últimos datos de conflictividad escolar pero la Junta dice que espere porque están en elaboración

Un mensaje de texto en el teléfono móvil avisará a los padres cuando sus hijos se porten mal y perjudiquen a la convivencia en el instituto, avisos que van a llegar en tiempo real también a la plataforma informativa de Internet Rayuela.

Con estas novedades la Consejería de Educación trata de mejorar el desarrollo de las clases que a veces se ven interrumplidas por comportamientos maleducados de algunos alumnos.


El director general de Política Educativa, Felipe Gómez, asegura que en los últimos meses ha habido un cambio de actitud hacia lo positivo por parte de la generalidad del alumnado, a raíz de las medidas aplicadas el curso pasado por la Consejería como son el protocolo de intervención rápida y la carta de derechos y deberes de los estudiantes.

Las conductas contrarias a la convivencia en centros educativos (mayormente los institutos) van a ser objeto ahora de información rápida a los padres, primero en la plataforma Rayuela y por correo electrónico.

La idea es informar en tiempo real, con la máxima rapidez, y ello se va a conseguir en una segunda fase con el envío de mensajes de texto SMS, que la Consejería ya emplea para avisar a diario de las faltas de asistencia a clase.

Información sensible

Los datos de conflictividad escolar -expulsiones, expedientes abiertos, etc.- son para la Consejería una información sensible que da a cuentagotas.

El portavoz regional del PP en materia Educativa, César Díez Solís, quería saber ayer en la Asamblea los últimos pero se quedó con las ganas. Hay que esperar, excusó el director general Felipe Gómez, porque hay un estudio nacional en fase de «tabulación», es decir, de tratamiento estadístico.

Extremadura participa en ese estudio «con el triple de centros que nos corresponde» y se ha hecho en institutos de Secundaria.

Los últimos datos disponibles son los del curso 2005-2006 en el que hubo 85 conflictos de alumnos con profesores en 57 de los cuales el instituto tuvo que abrir expediente disciplinario contra estudiantes.

La Consejería ha empezado experiencias de «inteligencia emocional» en tres institutos y un colegio de Primaria, y que están dando buenos resultados.

«Estamos encontrando más complicidad de las familias, mayor participación de los padres y un cambio de actitud en los alumnos», celebra Felipe Gómez.

«Ni un papel»

Mucho prometer pero «no tenemos ni un papel», duda el popular Díez Solís de todos estos resultados. Ni hay datos, ni estudios de cómo evoluciona la situación en los centros, ni el Observatorio Regional de la Convivencia Escolar ha hecho pública todavía memoria alguna.

Por no hacer, el Observatorio no ha cumplido su propio reglamento que le obliga a reunirse dos veces al año.

El clima escolar parece haber superado los pésimos momentos que vivió a comienzos del pasado curso 2007-2008 en el que, recuerda Díez Solís, se produjeron 12 agresiones a profesores, la mayoría de ellas por parte de los padres.

La Junta se puso las pilas, acordó personarse como acusación en todos los procesos judiciales que se abrieran, y consiguió a base de varias reuniones que los fiscales empezaran a tratar estos sucesos como posibles delitos de atentado a la autoridad en la persona de los profesores.

La Consejería de Educación presume meses después de contar con las herramientas de prevención y tratamiento contra la violencia escolar más avanzadas de toda España.

Un plan regional; un compromiso por la convivencia firmado con los sindicatos, y una carta de derechos y deberes del alumnado que les reconoce los de reunión, huelga y expresión.

Se han definido también, defiende Felipe Gómez, lo que son conductas contrarias a la convivencia; hay un procedimiento abreviado disciplinario por agresiones y amenazas al profesor, instruido directamente por el director del instituto, y finalmente un protocolo de intervención rápida en caso de conflicto.

Evitar la baja intensidad

El Ejecutivo regional siempre ha sostenido que estos problemas en Extremadura son minoritarios. Los últimos datos conocidos del curso 2005-2006, con 85 conflictos entre profesores y alumnos, equivalen a que sólo estuvieron implicados en ellos el 0,08 por ciento de los estudiantes, que en aquellos momentos eran 77.000 en los institutos.

César Díez Solís, dirigente del PP, cree que la Junta sólo da los datos que le conviene y oculta sin embargo una estadística existente de enfrentamientos y acosos, y un estudio hecho por la Universidad de Extremadura «que también desconocemos».

Planes de convivencia, protocolos de intervención rápida, procedimientos abreviados, etc. son sólo «una sucesión atropellada de medidas».

Díez reclama un protocolo de actuación para que los profesores extremeños sepan cómo actuar ante casos de violencia de baja intensidad, aquellas situaciones que «se viven a diario en las aulas» y que «no se conocen a través de los medios de comunicación».

Fuente

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...