5 dic. 2011

Animacion Cultural. Formacion para TASOC y TISOC. Democracia Cultural (III)

TEORIA Y APUNTES PARA ANIMADORES SOCIOCULTURALES E 
INTEGRAORES SOCIALES
DEMOCRACIA CULTURAL (III)
LA POLISEMIA DE LA ASC


Para referir un conjunto ciertamente amplio y diverso de actividades que se desmarcaban de los cauces académicos y elitistas de producción y transmisión de la cultura se difundió en los añossesenta (aunque hay algunas alusiones anteriores) el concepto de animación sociocultural

. Por supuesto, el tipo de prácticas, instituciones, medios, funciones, etc., que actualmente acoge estaexpresión es mucho más antiguo que la propia denominación. En el capítulo sobre la historia de laanimación sociocultural ya se abundará en estas cuestiones; aquí entraremos directamente en elproblema conceptua.

Por lo general, en los intentos conceptualizadores se empieza por lo más fácil: coger un diccionariode la lengua y buscar la palabra animación (acción y efecto de animar o animarse), para seguir inmediatamente con el verbo animar (infundir el alma.//Infundir valor.//Infundir fuerza y actividad acosas inanimadas.//Hacer agradable el aspecto de algún paraje.//Comunicar alegría y movimientoa un concurso de gente.//Cobrar ánimo y esfuerzo; atreverse). Este recurso suele conducir a poco,ya que todos sabemos, más o menos, lo que significa anima

Si acaso, con ello se puede introducir una cierta duda: ¿será la palabra animación la másadecuada para dar cuenta de lo que se quiere expresar? Algunos, por ejemplo, y con cierta razón,preferirían hablar de dinamización sociocultural, puesto que parece que en animar se parte decero, mientras que en dinamizar se trata de acelerar o catalizar algo que ya existe o esincipiente.


En cualquier caso, superada esta fase de diccionario, los tratadistas pasan a reconocer un notablegrado de confusión conceptual. No hay prácticamente ni un autor que se haya preocupado por elconcepto de animación sociocultural que enseguida no haya reconocido la polisemia, ambigüedad,imprecisión, vaguedad... en el uso de la expresión. Y después de este reconocimiento suele venir el desánimo.

Desánimo ante la dificultad de vérselas con un bosque de definiciones que, a veces, secontradicen las unas a las otras, cuando no se contradicen en su propio interior. Aquí, desde luegono nos sería permitido el desánimo, y, por tanto, deberemos proseguir. Y hasta tal punto no vamosa desalentarnos que, incluso, haremos crecer el bosque proponiendo una definición propia. Peroantes nos parece pertinente reflejar el caos,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...