27 nov. 2012

Teoria y Formación para TASOC y TISOC EL VOLUNTARIADO EN LA ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD MENTAL (VI)


EL VOLUNTARIADO EN LA ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL DE PERSONAS                               CON DISCAPACIDAD MENTAL (VI)

Aunque anteriormente al referirnos a la formación técnica, tratábamos conjuntamente el "saber pensar/hacer" y el "saber
sobre qué pensar", a partir de ahora y por motivos de claridad hacemos una escisión:


Cansados de ver cómo día a día se multiplican los listados de aptitudes, de las destrezas en un monitor, nos saltamos esta diligencia, tan a la mano de todos, para reflexionar sobre cómo entrenarlas. En nuestro planteamiento lo importante es cómo llegar a conquistarlas.

Saber pensar/hacer conlleva dominar unas destrezas, unas aptitudes, en definitiva unos instrumentos para la acción que en nuestra propuesta sólo es posible mediante su continua y adecuada ejercitación a través de una metodología que implique: actividad, creatividad y continuidad.



• Actividad
Apoyándonos en que el hombre, por naturaleza, es un ser en construcción, es un ser inacabado (Freiré), opugnamos contra una metodología verbal, libresca, donde la única figura activa sea el educador (de educadores).

Pugnamos, por el contrario, una metodología basada en la plena actividad del monitor por creer que mejor que una metodología hecha de esquemas, grandes esquemas, grandes temas y opulenta en palabrería cuyo objetivo primero es conseguir monitores académicos, es aquella cuyo propósito es comprometer toda la personalidad del monitor. Aquella que, en contra de lo habitual, confía en la persona del voluntario delegándole cierta responsabilidad en el proceso de su propia formación. Como decía Ander Egg (1981)

"nada hay tan dañino para el trabajo con la gente como el no creer en ella".

Por lo tanto:
— Es necesario esperar de los monitores y pedirles que participen activamente en su propia formación. No debemos considerarles como medios e instrumentos.
— Es necesario implicar íntimamente a los monitores en la planifi cación y dirección de sus expe riencias y programas formativos.


Han de tener voz en los asuntos que les conciernen y oportunidades para considerarlos.
— Es necesario crear un clima que les invite a la interacción e implicación personal, pues no hay nada que invite más a la pasividad delalumno (monitor) que el sentirse anónimo, irresponsable, perdido
como un número entre las masas (Marín Ibáñez, 1973).

• Creatividad
Hablar de una metodología que incite a la creatividad, nos invita a pensaren una metodología que oferte la curiosidad, la imaginación, el descubrimiento,la invención y la innovación, es decir, todo lo que le faltaa la tradicional de la que hemos sido y somos partícipes, icasi nada!

Sabemos que el paso de una a otra va a ser muy costoso, pues en la práctica todo es más complicado que en la teoría, pero creemos quemerece la pena intentarlo. Nosotros, en principio, invitaríamos a reflexionar sobre la realidad concreta de cada uno para desde ahí marcar líneas de avance concretas.
Sírvanos de "guía" lo que Torrence y Hallmann denominan los obstáculosde la creatividad:

— La orientación por el comportamiento de los coetáneos hace que uno no sólo corrija su conducta, sino que vigile ansiosamente que su comportamiento sea idéntico al de todos, que "no haga el ridículo".
— No pocas veces existen prejuicios frente al comportamiento creativo, al que se le equipara con anormalidad y a menudo se rechaza.

— Muchas veces el individuo, monitor en nuestro caso, tiene que someterse a la coerción de exigencias establecidas. El pensamiento y la decisión libres son coartadas.
— El trabajo a reloj y bajo la continua opresión del tiempo puede hacer que se atribuya más valor al "machacar" olvidándose de otras variables.
— La actividad dirigista, por un lado,corresponde la actividad receptiva, por el otro, la de recibir soluciones sin pensar cómo llegar a ellas.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...