19 dic. 2012

EL VOLUNTARIADO EN LA ANIMACION SOCIOCULTURAL DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD (VIII)

EL VOLUNTARIADO EN  LA ANIMACION SOCIOCULTURAL DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD (VIII)

ESTRUCTURA 

 Denominamos "estructura" al canal que nos va a posibilitar la consecución de los objetivos planteados: en este caso el equipo en cuanto unidad de acción, en cuanto grupo de trabajo.

El hombre tiene una dimensión social, el hombre aprende a ser hombre junto a los otros, se hace con otros (Freiré).

Partiendo de este principio plenamente aceptado, nos resulta ilusorio defender una formación en solitario, una formación (si así se le puede llamar), en la cual el monitor no avance, no investigue, no se perfeccione: está solo (Mendia).

Si a esta realidad añadimos el hecho específico de que el trabajo en grupos sirve a una variedad de funciones, siendo una de ellas estimular la inteligencia y otra, proveer una dinámica patente para reflexionar sobre las cosas (Taba, 1979), optamos por el grupo como instrumento para la formación, en general, y por el equipo de trabajo en particular.

Un equipo de acción conjunta, con unos objetivos bien marcados, y en el que se analice la praxis concreta de los monitores. Un equipo donde existan unos canales de comunicación facilitador de la convivencia y de la actividad.


En definitiva, un equipo como sistema interaccional, no como mera suma de individuos que es lo más corriente.

Nuevo para algunos, no tanto para otros, el pensar en el equipo en términos de sistema interaccional nos va a envolver en la dinámica de:

• No estudiar los fenómenos (comportamientos de un monitor individual o del equipo en general) aislados, sino en estrecha relación con el contexto en el que tienen lugar y de donde recibe su sentido.

• Interpretarlo como un "sistema abierto" donde se da:
     — Una relación de interdependen cia entre los miembros del mis mo, de tal manera que lo que diga o haga cada uno de ellos influirá sobre los demás.
        — Un intercambio de información entre sus miembros.

Por poner un ejemplo, no es sólo la conducta de los monitores io que obliga al responsable a reaccionar de determinada forma, sino que también la respuesta de éste produce, a su vez, algún tipo de consecuencia en el comportamiento de los primeros.



Cerramos el apartado recordando que, va a ser aquí, en el equipo donde se ponga en práctica todo lo anterior.

Va a ser en él donde nuestro concepto de formación tome cuerpo, donde los objetivos se tiñan de realidad fáctica y también será en él donde la palabrería metodológica quede relegada para dar paso a la acción metodológica.

Por todo ello y por aquello que se nos pudo escapar, creemos que merece la pena "gastar cartuchos" en estudiar al equipo, en pensar en él.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...