23 mar. 2017

Pautas para planificar actividades de ocio para niños con diversidad funcional

Autora: Lorena  García Rodríguez

En ocasiones en nuestras funciones ya sea como integradores sociales o bien como animadores, debemos planificar diferentes actividades de ocio. 

Pues bien os queremos citar algunas pautas a tener en cuenta a la hora de planificar actividades de este tipo, donde pueden participar usuarios que puedan tener algún tipo de diversidad funcional y así logremos que el ocio sea una herramienta que fomentar la inclusión.

¿Que conocemos por diversidad funcional?

Con el paso del tiempo la terminología y nuestro vocabulario va cambiando, antiguamente se hacía referencia a minusválidos, años después se decía discapacitados y el término correcto que se debe utilizar en la actualidad es: personas con diversidad funcional

El término Diversidad Funcional propone una visión positiva de la discapacidad hablando de “diferentes capacidades,la diferencia de funcionamiento de una persona al realizar las tareas habituales.

Y una buena forma para adquirir nuevas destrezas y fomentar las capacidades de las personas con diversidad funcional y concretamente los niños, es a través de actividades lúdicas ya que son beneficiosas en multitud aspectos tales como:
  • mejorar sus habilidades sociales
  • la creación de nuevas relaciones
  • su autonomía personal
  • su creatividad, su comunicación con los demás
Consiguiendo así que disfruten de momentos divertidos pero como fin último se busca mejor su calidad de vida.

Cuales son las pautas para elaborar actividades de ocio

Cuando tengamos pensado realizar actividades de ocio debemos intentar que se rija por los siguientes aspectos:
  1. Participativa: fomentando la participación de los usuarios y animando a que realicen la actividad, respetando los ritmos y las capacidades funcionales de cada uno/a y buscando lo positivo que cada uno/a aporta al grupo.
  2. Relacional: buscando en todo momento la interacción de todos los miembros del grupo con el entorno y entre ellos mismos, potenciando los estímulos que les permitan  disfrutar de aquello que les rodea.
  3. Lúdica:  el juego lo utilizaremos como herramienta de aprendizaje y relación con los demás mediante la diversión, el entretenimiento, la risa, etc.
  4. Adaptativa: partiendo de la base de que cada niño/a tiene diferentes capacidades y por tanto, distintas habilidades, tenemos que contar las estrategias y medios necesarios que puedan fomentar en la medida de lo posible la autonomía del niño para la realización de la actividad.
  5. Activa: promover la motivación. Para eso debemos planificar acciones en las que los niños vivan distintas situaciones, contextos y actividades que les permitan desarrollar sus capacidades

Como evaluar la actividad

Como conclusión es conviene que a modo de evaluación de las actividades planificadas, tener en cuenta algunas recomendaciones sobre aspectos que evaluar con el fin de conocer cosas a mejorar o posibles cambios a realizar en el futuro:

-Reflexionar sobre nuestra intervención y cómo entendemos las actividades de ocio inclusivas.

-Respetar las capacidades y funcionalidades de cada niño/a.

-Reforzar y potenciar lo que cada uno aporta al grupo.

-Escuchar y respetar a los niños y niñas fomentando una educación en valores que incluya a todos y todas.

-Nunca olvidar que el lenguaje crea pensamiento y por tanto cuidar mucho cómo planteamos nuestra intervención, mediando y no imponiendo las estrategias necesarias para que todos/as y cada uno/a de los niños y niñas del grupo se desarrolle como persona.

-Contar con los medios humanos y materiales necesarios para que se puedan poner los apoyos que cada uno/a necesite para conseguir unos objetivos comunes.

                        1 comentarios:

                        Joni Rojo dijo...

                        Saludos a todas y todos! A mi me gustaría aportar un poco sobre este tema con una premisa que creo ya todos los profesionales tenemos que tener en cuenta en nuestro trabajo, casi como objetivo principal. A la hora de programar actividades de ocio debemos buscar el mayor grado de accesibilidad. Es necesario plantearse preguntas del tipo ¿podría una persona con diversidad funcional intelectual participar en estas actividades? ¿ Alguien con silla de ruedas? .... Al principio tendremos que hacernos muchas preguntas para cada actividad pero en poco tiempo nuestra mente habrá asumido estos factores y podrá pensar en actividades accesibles directamente. Y una vez más, no se trata de saber hacer todo, si no tener los recursos necesarios a la mano. Que no falte en nuestra agenda personas de apoyo, especialistas en diversidad funcional, intérpretes de lengua de signos.... Por eso, ánimo con el ocio accesible, ánimo al ocio normalizado, ánimo hacia la inclusión! Sin miedo, solo con respeto!Un saludo

                        Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...