20 ene. 2007

En valencia Siete jóvenes con síndrome de Down denuncian que un pub de Cánovas les impidió la entrada

Siete jóvenes con síndrome de Down denuncian que un pub de Cánovas les impidió la entrada

El dueño del local dice que el aforo estaba completo y pide disculpas.

Un grupo de jóvenes con síndrome de Down ha denunciado que el pasado viernes sufrieron un lamentable ejemplo de discriminación cuando se les impidió la entrada a un pub de Cánovas. Según consta en la reclamación presentada por la Fundación Asindown, una responsable del local aludió a que eran “personas disminuidas"

La noticia original aqui

Un pub de la calle Serrano Morales, en la zona de Cánovas de Valencia, negó el pasado viernes la entrada a unos jóvenes con síndrome de Down, según denunciaron ayer fuentes de la Fundación Asindown.

Los responsables del local de ocio alegaron cada vez un motivo diferente para impedir el acceso a estos clientes. “Primer nos dijeron que eran menores”, aseguraron desde esta asociación, que desarrolla este tipo de actividades de integración social con un grupo de unos 10 jóvenes una vez al mes.

Según su relato, tres de los jóvenes ya habían entrado en el pub-discoteca, cuando se negó el acceso a otros cuatro y a los monitores y responsables de Asindown.

Un octavo joven que participaba en la salida nocturna no se encontraba en ese momento en la puerta del establecimiento denunciado. Cuando los integrantes del grupo se mostraron dispuestos a mostrar sus DNI para que se comprobara su mayoría de edad, una mujer que se identificó como “responsable” del pub le sindicó que podrían estar más cómodos en otro local porque eran “personas disminuidas”.

Límites al derecho de admisión
“Esto no es discriminación, porque a personas en sillas de ruedas sí les dejamos entrar”, agregó. La siguiente versión para justificar la negativa de acceso fue el derecho de admisión. Desde la Fundación Asindown subrayaron que se les negaron los criterios de admisión y que el derecho de admisión no puede ejercerse si con ello se comete un acto de discriminación por razón de raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición personal o social.

Acto seguido el pub de Cánovas negó la entrega de una hoja de reclamaciones. Así, según Asindown, fue necesaria la llegada de la Policía Local para poder presentar la reclamación, ya registrada por la Generalitat.

Justo en ese momento de los hechos llegó el dueño del local, Cocoloco. Alegó que el aforo estaba completo y que, según la ley, “no podía entrar nadie más”. Ayer insistió en esta versión y manifestó que tampoco se habría permitido la entrada “a ningún otro grupo” de personas.

El copropietario del pub aseguró que no quisieron discriminar a nadie y que, a pesar de estar “convencidos de haber hecho lo correcto”, hoy presentarán sus disculpas a Asindown “por si alguien se sintió ofendido”.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...