19 dic. 2009

El técnico superior en integración social (TISOC). Apuntes sobre su perfil y formación. (PARTE II) Introducción a la Integración Social.

Como os hemos prometido, aqui teneis la primera entrega de este articulo que puede centrar tanto a nosotros los propios Técnicos Superiores en Integración social, como a la Sociedad en General sobre que es y como se define un TISOC y sus ambitos de actuación.

Asi mismo, desde la RED NACIONAL TASOC y TISOC pensamos que si bien puede darnos unas pautas, mas enriquecedor es que vosotros titulados nos ofrezcais vuestros comentarios al respecto y enriquezcais con vuestras aportaciones todo lo publicado aqui por Juan Carlos PÉREZ MEDINA


1. INTRODUCCIÓN

El ámbito profesional de la intervención social y los servicios sociales, como parte de la realidad social cambiante que es, se ve sometido a una permanente actualización de profesionales, disciplinas y funciones acorde a las nuevas políticassociales, nuevos programas, nuevas necesidades, nuevos servicios, etc.

A su vez, las necesidades de formación de las diferentes disciplinas «de ayuda» lleva a actualizaciones periódicas de los diferentes planes de formación que tratan de conjugar intereses, en ocasiones en conflicto, propios de las realidades académicas, laborales o sociales.

La reciente convergencia europea de los planes de estudios universitarios tras el proceso de Bolonia, está suponiendo una transformación de las titulaciones universitarias, buscando entre otras cosas facilitar la movilidad laboral dentro del espacio europeo.

Pero también, desde hace unos años, la formación profesional está sufriendo importantes transformaciones que pretenden actualizar y mejorar la formación de los futuros profesionales y que recientemente también se halla en un proceso de cambio similar al universitario.

Dentro del amplio campo de los servicios sociales tradicionalmente han desarrollado
su labor distintos profesionales, no sólo de titulación universitaria sino de niveles de cualificación inferior pero cuya su labor ha sido igualmente importante en la aplicación de los diferentes recursos y servicios.

Frente a trabajadores sociales, sociólogos, psicólogos, abogados, terapeutas educacionales o, más recientemente educadores sociales, un sinfín de técnicos, normalmente encuadrados bajo el epígrafe genérico de «monitores», ha ido incorporándose en los distintos programas llevando a cabo diversas actuaciones de animación, dinamización, mediación, acompañamientos, entrenamientos, etc., en definitiva, de ayuda e intervención social.

Posiblemente en esta proliferación necesaria de técnicos medios en los programas sociales hayan influido dos factores relacionados entre sí: por un lado el despliegue de las políticas de bienestar social ha ido entretejiendo una red de atención cada vez más amplia y compleja que pretende llegar a un mayor número de necesidades y problemáticas sociales, lo que ha generado una amplitud de funciones, recursos, etc. A su vez, la profesionalización creciente del sector ha supuesto que una gran número de actuaciones que anteriormente eran realizadas por personal voluntario hayan sido profesionalizándose paulatinamente.

Por ello, la capacitación de estos técnicos, «monitores» que venían realizando su trabajo en recursos tan diversos como centros de discapacidad, pisos tutelados, programas de prevención de menores, centros comunitarios, etc., se ha ido desplazando también del ámbito de lo no formal al ámbito formal-académico.

Aunque la formación técnica que siguen realizando entidades públicas y sociales
para formar «monitores sociales» sigue vigente, con la remodelación de la Formación Profesional en el año 90 que trajo la reforma educativa de la LOGSE se incorporó esta formación en los planes académicos de formación profesional.

Aunque de nuevo vuelve a estar en proceso de transformación las enseñanzas de formación profesional, educadores infantiles, animadores socioculturales e integradores sociales llevan más de una década haciéndose poco a poco un hueco en diversos equipamientos de intervención social.

Con este artículo, destinado a la Revista Cuadernos de Trabajo Social, dirigida desde la Escuela Universitaria de Trabajo Social de la Universidad Complutense de Madrid, pretendo aportar un pequeño esfuerzo para dar a conocer algo más la realidad de estos técnicos, sobre todo del Técnico Superior en Integración Social, centrándome en la formación del mismo y en el día a día, aunque sea de forma general, de lo que son los ciclos formativos de formación profesional.

En este artículo se realiza un acercamiento que va de lo general a lo particular: se empieza contextualizando la Formación Profesional, para detenernos a continuación en la Familia Profesional de Servicios Socioculturales y a la Comunidad.

De ahí nos detendremos en el perfil del Técnico Superior en Integración Social para terminar mostrando, a modo de ejemplo, la formación en el aula a través de una de sus asignaturas o módulos, en concreto, el módulo Habilidades de Autonomía Personal y Social.

Con todo, el fin no es otro que mostrar y dar a conocer a la comunidad de trabajadores sociales, en concreto, y de profesionales de la intervención social, en general, los perfiles y la formación de estos profesionales que, afortunadamente, poco a poco van incorporándose al ámbito laboral.

Finalmente también debemos recordar que un considerable porcentaje de alumnos que se matriculan en la Universidad, en este caso en Trabajo Social, proviene de los estudios de ciclos formativos de formación profesional con un amplio bagaje formativo de contenidos, capacidades y experiencias en el ámbito social.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...