9 jul. 2008

Toxicomanos, Enfermos mentales, Presos e Indigentes La Participación (III)

Continuamos ofreciendoos nuevo matarial para animadores sociculturales (TASOC) e Integradores sociales (TISOC) sobre apuntes y trabajos relacionados con nuestra profesión. En esta ocasión la 3ª etrega de la Participación de Colectivos en Riesgo Social.

IMPLICACIONES PSICOSOCIALES



Alcohólicos: Las condiciones psicológicas: Están inducidas por factores internos, se asocian con la naturaleza de las emociones y estados de ánimo que son propios de cada individuo. No pueden desligar de la estructura de la personalidad y el modelo de relaciones sociales que ésta establece, de acuerdo con los procesos psíquicos que tienen lugar en esas relaciones.

1. Expresiones emocionales (amor-odio-ira-miedo).
2. Estados afectivos y sentimientos (aceptación-rechazo-abatimiento-alegría).
3.Falta de flexibilidad. Dificultad adaptativa.
4. Estructuración inadecuada de la personalidad.
5. Actitudes sociales morbosas (sociopatía).
6. Conflictos situacionales (aproximación-evitación).
7. Estructuración neurótica de la personalidad.
8. Manifestaciones psicopatologías (PMD-epilepsia-esquizofrenia-depresiones).

El modelo psicológico de interacción con los demás en la obligada relación social en que se asume, por lo general, una conducta que va a estar en armonía con el carácter o personalidad del individuo, y que obedece a 3 estilos básicos de relación:
a. Estilo introvertido, llamado también pasivo o no acertivo.
b. Estilo extrovertido, también llamado agresivo en algunos casos.
c. Estilo flexible, maduro, adaptado o acertivo.

Como puede verse, las situaciones más variadas relacionan el estrés que determina a la posibilidad de consumo y habituación del alcohol, que se nos presenta en la práctica como un agente «antiestrés» mucho más nocivo que el mal que se desea remediar y que debemos luchar porque se admita como una respuesta lógica de la personalidad y del organismo a las situaciones que en la vida debemos enfrentar, sin temor alguno a sus consecuencias, que en última instancia, serían siempre menos dramáticas que el alcoholismo habitual, si a él se llegara.


Enfermos Mentales: La profunda desazón del ánimo, la confusión de los sentidos, el cuerpo ilimitado, el pensamiento audible, el miedo a uno mismo y al infierno de los otros, el desafecto del corazón, la extravagancia de la conducta, son ahora competencia de las intervenciones psiquiátricas, psicológicas y sociales.
Esquizofrenia, paranoia, etcétera, son palabras de un campo semántico científico que arrebata definitivamente al enfermo mental de la locura, y deja confinada a ésta a un uso enfático, mítico, cultural y moral. La locura no existe, y, sin embargo, es el origen de la ignorancia y del prejuicio hacia unos enfermos mentales que nada tienen que ver con ella.

Actualmente, diversos estudios confirman que muchas personas con problemas psiquiátricos graves realmente quieren trabajar y desean mayores oportunidades de formación.

El interrogante futuro de la integración social y laboral de las personas con enfermedades mentales crónicas ya no será si son capaces de adquirir una formación, trabajar y convivir normalizadamente.

Presos: Uno de los inconvenientes es que están privados de toda libertad. Dentro de ese entorno se propician relaciones basadas en los intereses y por otro lado las amistades también se seleccionan según la procedencia del individuo, siendo muy difícil crear un grupo intercultural.

Indigentes: Sus relaciones sociales son muy escasas. Suelen vivir solos (habiendo nacido en un entorno conflictivo familiar); sus relaciones familiares, sociales y personales son casi inexistentes. Su situación económica no es muy buena ya que se encuentran la mayoría en paro e incluyendo sin seguro de desempleo o de enfermedad.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...